Prevención en redes sociales.

Revista Pensamiento Libre. Carta de la Directora. Prevención en redes sociales.MAYO-JUNIO DE 2015. AÑO 6. NÚM. 31

Estimad@s lector@s:

Era una mañana del año 2009 como cualquier otra. Como auxiliar administrativa de los SEIEM (Servicios Educativos Integrados al Estado de México), me habían encomendado dar seguimiento al IV Congreso Iberoamericano de Pedagogía que esta institución estaría llevando a cabo en conjunto con la Sociedad Española de Pedagogía, a mitad del año 2010 en Toluca. Estaba sentada en la oficina de Comunicación Social del Ayuntamiento de Toluca, esperando a ser recibida por el director. Tenía que presentarle el proyecto y solicitar el respaldo del ayuntamiento para dar difusión al congreso.

Durante los varios minutos que tuve que esperar, me vi rodeada de periódicos y revistas del Estado de México. Me sorprendió que aproximadamente 80% de esas publicaciones no tenían directorio, tampoco se mencionaba qué empresa las publicaba, qué costo tenían al público, dónde circulaban, ni cuántas eran impresas por edición. Nada. Absolutamente nada. Pero lo que más me llamó la atención fue el hecho de que todo su contenido era de muy mala calidad y que a pesar de eso contaban con anuncios del Gobierno del Estado de México, ayuntamientos del Valle de Toluca e instituciones gubernamentales, sobre todo del sector salud.

Aquella noche al llegar a casa comenté el hecho con mis padres. Comencé a expresar mi indignación porque el mismo gobierno fomentaba ese tipo de publicaciones, que a mi parecer eran mediocres y no aportaban nada positivo al país. Después de varios minutos mi padre me miró con el ceño fruncido y me dijo: “Si tanto te molesta, entonces pon tu propia revista, pero por favor ya deja de quejarte de algo que no puedes cambiar”. Queridos lectores, si quieren hacerme enojar díganme justamente eso, que una situación negativa no puede revertirse de ninguna manera.

Las palabras de mi padre me hicieron enfurecer, le dije que sí, que iba a fundar mi revista y que le iba a demostrar a todos que era posible sostener una publicación de calidad, de valores y que aportara algo positivo a la sociedad. Dos meses después de esa charla estábamos en el restaurante La Campana, ubicado en el centro de Toluca, presentando el primer número de la revista Pensamiento Libre “Por la libre comunicación de las ideas”. A mi lado estaban Nazario Pescador y Edgar Tinoco, amigos que no dudaron en sumarse al proyecto y con quienes fundé esta publicación. ¿Y por qué lo hice? A pesar de que durante muchos años había colaborado con artículos de opinión y varias columnas en medios mexicanos y españoles, mi formación no fue de periodista, ni de editora, ni de comunicadora. Sin embargo, tiempo después me convencí de que quizá no había recibido ese tipo de formación, pero que ciertamente llevaba en la sangre el amor por la libertad de expresión y prensa. Herencia que debo agradecer a mis padres, quienes desde distintas trincheras tuvieron contacto con el maravilloso mundo de la comunicación.

El primer día que me senté a redactar el esqueleto de la revista, supe que quería que ese espacio fuera para los jóvenes. Estaba consciente de que son pocos los que acaparan todos los medios de comunicación a nivel nacional, que aquellos con un programa de televisión son los mismos que se pueden leer en los periódicos o escuchar en la radio. Mi intención era abrir un espacio en el que cualquier persona, sin importar su origen, religión, formación, experiencia académica, currículum o nacionalidad pudiera enviar una colaboración y convertirse en parte del proyecto.

Además, me parecía importante incorporar a personas con experiencia, plumas reconocidas, para generar un espacio donde también se generara una comunicación intergeneracional. Algo que le sigue faltando a nuestro México, la comunicación y el intercambio de ideas entre las generaciones. Sabía también que quería generar un espacio que nunca corriera el riesgo de comprometer su contenido por cuestiones de coyuntura política. Un medio que no vendiera su portada ni sus contenidos. Un espacio donde convergieran todas las expresiones políticas del país. En la que si se recibían colaboraciones en otros idiomas pudieran publicarse sin traducción.

Fue una apuesta arriesgada, no estaba segura de si lograría convencer a una lista de amigos y conocidos para que formaran parte del Consejo Editorial. Gratamente, todas las invitaciones fueron correspondidas. En ese momento me sentí feliz porque supe que con las personas de las que me había rodeado a lo largo de mi vida compartía no solo una amistad sino ciertos valores que para mí eran, y siguen siendo, fundamentales. Con ellos, decidimos que el contenido debía estar distribuido en secciones temáticas definidas. Estaríamos fijando un tema general por edición y pretendíamos que este fuera abordado en todas las secciones. Estábamos convencidos de que esto permitiría observar el tema planteado desde los ojos de cada sección, aportando así una visión única.

Acordamos también que en todas las ediciones en la primera página únicamente se plasmaría una frase célebre que hiciera mención del tema central del número. Que esta página no se vendería a ningún anunciante. Que sería nuestra y de los lectores. Me parece que nunca antes había compartido con ustedes la génesis del proyecto. Ahora lo hago como antesala para hacer de su conocimiento una decisión que cambiará el rumbo del proyecto Pensamiento Libre en su conjunto. Este proyecto, como todos ustedes saben, está conformado por la revista del mismo nombre, la colección de libros Pensamiento Libre y la Fundación Pensamiento Libre A. C.

Al paso de 5 años logramos consolidar y posicionar a uno de los medios de comunicación con los mejores contenidos del Estado de México. De la mano de colaboradores mexicanos y de otras nacionalidades, nos atrevimos a abordar temas de trascendencia como la equidad de género, las religiones, el movimiento LGBTTI, el terrorismo, conflictos armados, movilidad urbana sustentable, tráfico de armas, entre otros. Sin embargo, el Consejo Editorial ha decidido que el númeromayo-junio de 2015 será el último número impreso de la revista. Desafortunadamente, el Estado de México no estabareparado para apostarle a un medio de comunicación que privilegiara los contenidos de trascendencia y no de coyuntura. Un medio donde los artículos publicados tuvieran fundamento y donde se dejara completamente fuera el tema de sociales.

Seguimos viviendo en una sociedad donde lo llamativo, lo que vende, es la vida privada de las personas. Por ello, antes de sacrificar la integridad del proyecto, antes de vender nuestra portada y nuestros artículos, decidimos darle un giro a nuestra labor. Si bien podrán seguirnos leyendo en línea, ahora los esfuerzos de todo el equipo Pensamiento Libre se destinarán a la Fundación Pensamiento Libre A. C. En otras palabras, dejaremos por un tiempo el mundo de las ideas enfocándonos a consolidar proyectos de educación para poblaciones vulnerables localizadas en el Valle de Toluca, principalmente.

En este número de la revista le pedí a mis compañeros coordinadores de sección que escribieran acerca de su experiencia al frente de las mismas. Que hicieran un ejercicio de reflexión para contarles a ustedes, nuestros lectores, cómo han vivido esta aventura editorial.

Por mi parte, quiero agradecer a todas las personas que en un momento del proyecto fueron coordinadores de sección y que tuvieron que ceder su espacio por otros compromisos laborales: Adriana Apud Porras, Fares J. Aad, Óscar Callejo Silva, Margoth González Woge y Oriol Clemente Gallego.

A lo largo del camino logramos integrar personas que se convirtieron en pilares fundamentales de la revista. No obstante, quiero dedicar un agradecimiento especial a quienes son, junto a su servidora, fundadores de Pensamiento Libre.

Patricia Yamin, hermana mía, gracias por sumarte a este proyecto desde el primer día al área comercial, quizá la más complicada de todas. Gracias por creer en este proyecto tanto como yo lo he hecho y por estar convencida de que sienta un precedente para las generaciones futuras. Valoro los momentos en los que me animaste a seguir por este camino. Nazario Pescador Pereda, gracias querido amigo por todas las horas que has dedicado a este proyecto. Sin duda, viviste conmigo el aprendizaje administrativo y editorial desde los primeros momentos. Gracias porque lo que más te preocupó siempre no fue solo la integridad del proyecto sino de las personas que lo conformamos.

Édgar Tinoco González, mi completo agradecimiento a tu entusiasmo por Pensamiento Libre. Vislumbraste una sección de educación que pudo transmitir no solo la parte analítica de la educación sino las experiencias docentes. Tu visión ayudó a transformar y moldear el proyecto tantas veces como fue necesario.

También quiero dedicar unas palabras a quienes se fueron sumando a lo largo del camino y que nutrieron el proyecto con su conocimiento, entusiasmo y amor por México. Ellos cierran conmigo como coordinadores de sección actuales.

Edith Itzén Mercado, desde el día 1 nos contagiaste por tu amor a la legalidad y a lo correcto. Te agradezco haber llegado a sacudir los pilares que creíamos los más fuertes. Me retaste siempre a dar mi mayor esfuerzo y me seguiste hasta el final.

Alejandro Furlong Gálvez, gracias porque me permitiste soñar a tu lado con un mundo mejor. En todo momento compartimos ese idealismo que quizá nadie más entendía. Te agradezco todos los sacrificios que hiciste por este proyecto y espero que, en este nuevo camino que emprendes, encuentres las respuestas que tanto has buscado.

Alejandro Montes de Oca, te tocó verme feliz pero también verme llorar por esta revista. A ti te debo la fortaleza que me permitió llevar este proyecto tan alto como fue posible. Gracias por tu respaldo incondicional y por todo lo que nos tocó planear juntos.

Vicente Camacho Téllez, te agradezco haber entendido que Pensamiento Libre era un proyecto de todos. Como lectorpropusiste la sección de Divulgación Científica y te convertiste en su coordinador. Llegaste con ideas nuevas y una manera distinta de entender al mundo. Gracias por compartir conmigo el amor a la ciencia.

Ciento cuarenta personas e instituciones alrededor del mundo se sumaron como colaboradores de este proyecto. Gracias por haberse interesado en dar a conocer sus ideas.

Incontables fueron las horas que dedicaron a fundamentar sus artículos para brindar información novedosa y veraz a los lectores. Muchos lo hicieron mientras estaban en misiones de cooperación en lugares con poco o nulo acceso a las tecnologías de la información. Aun con limitaciones cumplieron en tiempo y forma. Gracias por enriquecer esta publicación con sus experiencias de vida.

Mi agradecimiento porque compartieron con nosotros el amor a la libertad de expresión y prensa responsable.

Le dedico también unas líneas a quienes estuvieron involucrados en otras áreas de Pensamiento Libre. Enrique Montiel Piña, por enseñarme cómo debía ser distribuida la revista y por llevarla a todos los rincones del Valle de Toluca y del Valle de México. Deyenira Velasco, gracias por todas las horas de trabajo codo a codo. Te agradezco la paciencia con la que me enseñaste lo maravilloso que puede ser el mundo del diseño. Fabián López, Patricia Castell-Blanch, Heriberto Cosme, Hilda Mendoza, Nayely Bernal, Javier Hernández, Heladia Romero, Elisa Bernal y Samuel González por su apoyo logístico y administrativo.

Gracias a mis padres, José y Guadalupe. A mis hermanos, Alberto y José. A mi abuela Teresa. Gracias infinitas por su cariño y su apoyo. Por enseñarme a construir proyectos pero también a cerrar ciclos.

A todos nuestros lectores, gracias por haberse enamorado del proyecto. Les comparto que hubo momentos complicados en los que un correo de su parte o un comentario en la calle me devolvían la fuerza para sortear los obstáculos que se me presentaron.

Termino con el agradecimiento más especial de todos, un agradecimiento a mi país. Querido México, has sido mi inspiración en el anhelo por construir un mundo mejor.

Si logramos que las palabras se conviertan en obras, este país y este mundo serán aquello que nos hemos imaginado.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *